Mamá alérgica

Soy alérgica al huevo desde que nací. No puedo comer huevo, no puedo comer nada que contenga huevo (pastel, pan, algunas pastas, empanizados, etc.), ni puedo tener contacto con él porque me produce ronchas y en casos extremos un shock anafiláctico.
De peque, siempre estaba llena de ronchas y con los ojos hinchados. Y a veces lloraba por todas las cosas que se me antojaban. No me gustaban las fiestas de cumpleaños porque siempre terminaba mal. Nunca le dí la tradicional mordida al pastel.
Mis hermanos crecieron con mi alergia. Estaban conscientes del problema que mi alergia implicaba. Y mi mamá se esforzó por cambiar algunas recetas para que pudiera comerlas. Así que sólo conozco hot cakes sin huevo y mis hermanos acostumbran comerlos así aunque ya no vivamos juntos. También empanizan con leche en vez de huevo. Pero sí comen huevo, y tienen un ritual exagerado de limpieza después de consumirlos.
Estuve sometida a muchos tratamientos, algunos dolorosos. Muchos estudios, análisis y medicamentos. Pero el resultado siempre fue el mismo.
Todas estas experiencias formaron mi carácter y mi postura ante mi alergia.
Pero fue de adolescente cuando dejé de ser una víctima. Estaba muy enronchada y mi mamá mientras me ponía compresas de manzanilla en los ojos porque no los podía abrir, me regañaba. Me decía que debía aceptar mi alergia, que no iba a poder comer huevo nunca y que eso me hacía única y especial. Porque no conocíamos otra persona que tuviera una alergia tan marcada, tan grave.
Y cambió mi perspectiva.
Crecí, vi las cosas desde otro punto, no siempre tan positiva pero ya no era tan traumático.
Tuve más experiencias "graciosas". Mi primer beso terminó en ronchas.
Y a veces me atreví a probar algunos postres y después me arrepentí todo el día con una comezón imparable.
Pensé que nunca me iba a casar, que nadie toleraría mi alergia y que no podría cocinar el desayuno más común. Pero encontré a un chico lindo en la universidad, y resultó tener altos niveles de colesterol (un problema genético), así que limitaba su consumo de huevos y otros alimentos.
Ahora tengo a Dana, una linda niña sana de 4 años. Y estoy en la semana 34 de mi segundo embarazo.
Dudo sobre si algún día subiré de peso (pesaba 40 kg antes de embarazarme, los he pesado siempre). Pero me acepto delgada, pues es una gran cualidad.
Hago varios postres sin huevo, cocino sin huevo. De vez en cuando, salimos a desayunar para que Dana pida huevos. Y en casa, Dana y su papá sí comen pastel, pan dulce, galletas, sólo tienen cuidado de limpiar bien después y lavarse cuidadosamente.
Dana sabe qué es una alergia, por qué yo no puedo comer ni tocar huevo, y es muy atenta en ese aspecto.
Eso me hizo ser mamá posible. Porque a pesar de mi alergia, creo que todo es posible. Excepto cocinar huevos. 
Y cuando mi hija me dijo: "Mami te quiero mucho pero lo que más me fastidia es que cuando como huevo no te puedo abrazar", cambió muchas cosas dentro de mí.

8 comentarios:

  1. Gracias por seguirme! ahora te sigo!

    Mi hijo sufrió de una fuerte alergia a la clara del huevo! lo que me llevo por 6 anios a revisar etiquetas de la comida y cambiar recetas para que el se las pudiera comer, hoy en día gracias a dios parece que ya no es alérgico, aunque sigo teniendo mucho cuidado cuando se trata de darle huevos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Karen, no te imaginas lo que siento al leer tu historia, por fortuna mi Jackie supero su alergia, era muy complicado para mi y para mi familia completa saber que le haria de comer, como dices nuestros habitos alimenticios de toda la familia eran los mismos de Jackie, no sabes la alegria que senti al escuchar que estaba dada de alta.
    Pero siempre dentro de mi sabia que si esto se extendia, no habria problema pues estabamos acostumbrados a su manera de comer...
    Por lo pronto te dejo un abrazo y mi admiracion por tu historia y por el amor que expresas en ella.
    Tu amiga del grupo Claudia Jimenez
    http://mibauldeantiguedades.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Karen pasate por mi blog, puse un comentario para ti !!!
    Besitos

    http://mibauldeantiguedades.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Acabo de leer tu historia, y si que a sido complicada y más que nada saber, que te limita un alimento que si lo consumen, primero tienen que hacer el ritual de la limpieza, aunque sea para un beso! Pero yo creo que el amor lo rebasa todo! y más una carita sonriente que sabe el amor que tu le has dado! Gracias por compartir tu historia!

    ResponderEliminar
  6. lo mas grande del mundo es "una mama" y asi será siempre ,con alergia o sin ella,tus hijos te querrán siempre un montón.Besos.

    ResponderEliminar
  7. uy !! que malas son las alergias y mas si se desconoce a que lo eres !!
    por la incertidumbre !!
    Me alegro que tu niña ya no lo sea !!
    la historia es conmovedora !!
    que tengas una semana estupenda !!

    .. * . (\ *** /) * . * Un besito
    .* . * ( \(_)/ ) * * . cielo
    .* . * (_ /|\ _) . * . que tengas
    .* . * . /___\ * . . un buen dia

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué historia más bella Karen, y a la vez más dura! Tuviste que tener una infancia complicada... Me alegro de que tu niñita esté bien y no sea alérgica.
    Un beso!

    ResponderEliminar