Además de Mamá...

Cuando era peque pensaba que las niñas podían ir a una escuela para ser princesas. Y soñaba con ir ahí. También deseaba tener un oso polar bebé viviendo en el congelador. 
Ahora soy una extraña combinación de nerd, mamá, esposa, electrónica, burlona y feliz. Y soy alérgica al huevo.
Amo las matemáticas tanto como leer y dormir, me gustan los hotdogs, los circuitos, la música, las palomitas, el café, el tocino, las empanadas argentinas, los capicúas, el cereal, los libros viejos, las costillas, los churros con chocolate, los cajones ordenados, la cerveza, las libretas nuevas, el vino tinto, los mazapanes y mi familia.
Descubrí mis verdaderas capacidades cuando me convertí en la mamá de Dana. Ella sabe que para mamá todo es posible (excepto cocinar huevos) y me esfuerzo todos los días para que sea enteramente feliz. 
Todo me interesa y me encantaría comerme el mundo a mordidas.